8 Leyes de Marketing que Utilizan las Grandes Marcas

Que cada vez vivimos en un mundo más saturado de publicidad no es ninguna novedad, hoy en día gracias a las redes sociales y las campañas creativas cualquier empresa puede realizar una campaña de publicidad con muy poco dinero.

Con esto se ha conseguido una entrada de muchas empresas en el mercado que antes no tenían acceso y nos ha dejado a los consumidores más expuestos a una infoxicación publicitaria.

Si te gusta el marketing o eres curioso te contamos 8 leyes que utilizan los publicistas y marketeros en sus campañas.

¡Allá vamos!

Ley del liderazgo

Esta ley nos recuerda que lo primero que queda en la mente de alguien, es eso justamente, el primero, nadie recuerda al segundo ni al tercero, y si se acuerdan, son muy pocos.

La cuestión fundamental en marketing es crear una categoría donde ser el primero. La razón es que resulta más fácil entrar en la mente de los consumidores con algo nuevo que tener que demostrar que eres mejor a lo ya existente en el mercado.

Una razón por la que la primera marca tiende a mantener su liderazgo es porque, con mucha frecuencia, se convierte en nombre genérico.

Un gran ejemplo que muestra esta ley es Kleenex, la primera marca utilizada para identificar una variedad de productos como pañuelos desechables, papel higiénico, toallas de papel, y pañales.

La popularidad de este producto ha llevado a que en algunos países la palabra Kleenex sea usada para referirse a cualquier pañuelo desechable, independientemente de su marca. Es decir, en algunos países, Kleenex es una marca que ha pasado al uso común.

Ley de la categoría

Esta ley nos recuerda que cuando se lance un nuevo producto, la primera pregunta que debería hacerse es: “¿En qué categoría este nuevo producto es el primero?”

Las empresas muchas veces piensan en cómo conseguir que el público prefiera su marca, se recomienda según esta ley, que olviden la marca, mejor pensar en categorías. Es más fácil aportar un nuevo beneficio al cliente que anteriormente no existía y crear un nuevo escenario. Esto satisfacerá las necesidades del mercado.

Un ejemplo que refleja esta ley es Apple, la empresa estadounidense que lanzó los primeros auriculares sin cables, los auriculares inalámbricos (AirPods); con esto Apple se aprovechó del mercado para crear una nueva categoría y satisfacer las necesidades del público aportando un nuevo beneficio que anteriormente no existía.

Ley de la mente

Es importante tener en cuenta que para ser el primero en la mente del consumidor, el nombre del producto debe ser fácil de recordar. Es mejor ser el primero en la mente que primero en los puntos de venta.

Un claro ejemplo que nos ayuda a entender esta ley es Xiaomi, la empresa china dedicada al diseño, desarrollo y venta de teléfonos inteligentes, apps y otros productos electrónicos.

Esta empresa logró ser la primera en la mente de los consumidores españoles mucho antes de que los productos llegaran a los puntos de venta de territorio español. Esto fue debido al gran esfuerzo que realizaron en imagen y comunicación, que permitió que la marca fuera reconocida por muchos españoles antes de llegar a comercializar sus productos en España.

Que la marca sea la primera que recuerda el consumidor es una gran ventaja, ya que los consumidores preferimos lo conocido a lo desconocido. Además, la primera marca en la mente del cliente suele convertirse en líder en ventas.

Y así fue, en 2017, Xiaomi abrió dos tiendas en España, concretamente en dos centros comerciales de la capital española. Ese día también empezó a distribuir sus dispositivos oficialmente en España, donde ya está en el Top 3 de marcas más vendidas de smartphones en territorio español.

Ley de la percepción

La ley de la percepción se basa en que un producto, aunque tenga las características más excepcionales del mercado en el que está presente puede no ser percibido como tal. Esto se debe a factores de muy diversa índole: los sesgos cognitivos, esfuerzos comerciales, principios de la persuasión, leyendas urbanas, comunicación de los competidores, etc.

Muchas empresas invierten millones en inducir su idea al consumidor, los objetivos son muy diversos; posicionar un producto por una característica concreta, mostrar los valores de la marca para que el consumidor se identifique con ella, provocar un impacto para ser recordada, etc.

Ley del enfoque o la concentración

Se dice que el mayor logro en marketing es apropiarse de una palabra en la mente del cliente. Es un objetivo difícil de conseguir, pero las empresas que logran este objetivo triunfan totalmente. Con frecuencia esto exige centrarse en algo concreto.

La palabra debe ser sencilla y conocida por todos y puede referirse a un beneficio, un servicio, un público objetivo o algo relativo a las ventas. Por ejemplo, la última frase de los anuncios de El Corte Inglés durante años fue “Si no queda satisfecho le devolvemos el dinero”. Toda persona que acudía a comprar a estos almacenes conocía esta condición debido a su publicidad.

Ley de la exclusividad

Esta ley básicamente enuncia que dos marcas no pueden adueñarse del mismo concepto o palabra en la mente del consumidor. Una vez que el consumidor asocia ese concepto a la marca es muy difícil cambiarlo debido a que los clientes estructuran estos conceptos.

Además, las personas tienden a ignorar la información que contradice las ideas previamente existentes, aumentando la dificultad para cambiar el concepto.

Por ejemplo, la marca de lácteos La Asturiana se posiciona como una leche de calidad en la que sus vacas pastan en los campos asturianos. Sería muy complicado que otra marca pudiera posicionarse en este mercado como vendedora de leche con denominación de origen Asturias.

Ley de la escalera

La ley de la escalera se asocia con la imagen que tiene el consumidor de un producto en relación a su competencia. El ser humano, para sintetizar todos los productos de las distintas marcas que existen en el mercado, organiza en una escalera imaginaria de preferencias cada categoría de producto.

Las escaleras varían de longitud en función del número de artículos de distintas marcas que conozcan el individuo.

Por ejemplo, una escalera larga corresponde a productos de consumo frecuente como pueden ser los relacionados con la alimentación como pizzas, cerveza, etc, o productos de belleza como pueden ser las marcas de perfume.

Sin embargo, las escaleras más cortas corresponden a productos de poca implicación (que no se toma mucho tiempo para tomar la decisión) como pueden ser las marcas de pasta (Pasta Gallo).

Ley de la dualidad

Esta ley viene a decir que al principio el mercado de un producto está compuesto por gran variedad de marcas, pero a largo plazo siempre quedan dos marcas que concentran la mayoría de ventas del mercado.

Ambas marcas se concentran en conseguir la preferencia del consumidor, sobre todo en los mercados maduros.

En estos mercados, las marcas que se encuentran en tercera y cuarta posición apenas tienen presencia en la mente del consumidor, tienden a desaparecer sino optan por centrarse en otro segmento del mercado en el que no existan líderes establecidos.

Sin embargo, en los mercados en crecimiento, las terceras y cuartas marcas pueden ser las grandes beneficiadas del mercado, ya que, al no haber una marca líder establecida desde hace tiempo, los nuevos clientes optarán por adquirir marcas de posiciones inferiores.

Por ejemplo, Nocilla y Nutella son las eternas rivales en el mercado de crema de cacao. Al tratarse de un mercado maduro son las dos grandes marcas establecidas y conocidas por el consumidor.

Si te gusta el apasionante mundo del marketing puedes conocer más artículos aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *